Modelo de negocio: una definición

Un modelo de negocio es un esquema que explica la lógica que siguen las empresas para obtener ganancias.

En una definición más actual, podemos decir que:

Un modelo de negocio describe el modo en que una organización crea, proporciona y capta valor

(Alexander Osterwalder).

Si os fijáis, la esencia de un modelo de negocio se puede resumir en 3 puntos clave, comunes a cualquier negocio:

“Crear, entregar y captar valor”

Creamos valor…

Cuando identificamos un problema y conseguimos ofrecer una propuesta de valor en forma de solución para un grupo de clientes que lo quieren o necesitan, a cambio de un precio que están dispuestos a pagar.

Entregamos valor…

Cuando conseguimos satisfacer las necesidades y expectativas de nuestros clientes entregando el producto o servicio que hemos vendido con todos sus requisitos, en el tiempo y forma acordados.

Captamos valor…

Cuando cobramos a nuestros clientes, y organizamos nuestro negocio para que la diferencia entre ingresos y costes sea positivo. Es decir, cuando conseguimos que el resultado de nuestra actividad sea económicamente viable.

Cómo representar un modelo de negocio

Seguramente habrás oído hablar del lienzo del modelo de negocio (“Business Model Canvas”en inglés), que es una herramienta diseñada por expertos que permite describir en un lienzo dividido en 9 bloques, la forma en que un modelo de negocio crea, entrega y capta valor.

Sin entrar en detalle, estos son los 9 puntos que según los expertos son clave para describir cualquier modelo de negocio:

El grupo de clientes:

Empieza por conocer muy bien a tus clientes: que trabajos realizan, que problemas tienen y que necesidades hay que cubrir. Los clientes son el centro del modelo de negocio, y sin clientes dispuestos a pagar no hay negocio posible.

La propuesta de valor:

Es el producto o servicio que has creado para tus clientes, y lo que hace que se sientan entendidos y por lo que finalmente se deciden a comprarte a ti y no a la competencia.

Canales:

Es la forma que eliges para comunicarte, distribuir y vender la propuesta de valor a tus clientes.

Relaciones con clientes:

Un aspecto crítico para el éxito del negocio, es decidir cómo estableces y mantienes las relaciones con tus clientes: por ejemplo puede ser exclusiva, personal, automatizada…

Actividades clave:

Son las acciones más importantes que debes emprender para que tu modelo de negocio funcione y puedas hacer llegar tu propuesta de valor

Recursos clave:

Todas las actividades se caracterizan por consumir recursos (tiempo, trabajo, dinero, materiales, etc.), y por eso, debes tener muy en cuenta el consumo de recursos para realizar las actividades clave.

Asociaciones clave:

Para contribuir al éxito y buen funcionamiento de tu negocio, y completar tus capacidades, tienes que buscar una red de proveedores y colaboradores de confianza.

Estructura de costes:

Se trata de plantear la estructura de costes más adecuada para conseguir la viabilidad y hacer escalable tu negocio

Fuentes de ingresos:

Y por último tienes que crear una estrategia para tus fuentes de ingresos y una política de fijación de precios

emprende y vive

Únete al grupo

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibe información de las novedades de Emprende y Vive

100% libre de spam

Te has registrado con éxito