Posiblemente te has preguntado alguna vez, si eres una persona dotada con suficiente talento como para crear un negocio de éxito

Es una pregunta importante y debes dedicar el tiempo necesario.

Pero antes de entrar a fondo y poder concluir una respuesta a esta pregunta, es bueno definir algunas reglas básicas acerca del talento.

 

Las reglas del talento

Todos tenemos talento, pero no tenemos talento para todo

Talento no es tener altas capacidades. Hay pocos genios y no tienen la garantía de emprender con éxito. Lo que importa es que todos somos capaces de destacar el algo.

Es importante identificar lo que te gusta y motiva antes de iniciar un negocio, porque será muy difícil desarrollar habilidades profesionales, si no te gusta lo que haces. Hay que encontrar un desafío que nos haga disfrutar, para desarrollar nuestro talento

El talento que importa es que te hace ser mejor

Muchas veces luchamos por alcanzar el éxito, pero el éxito no es garantía de felicidad. Por eso decimos que emprender vale la pena para vivir y ser mejor.

Es importante que nuestros objetivos estén en línea con nuestros principios y con nuestro estilo de vida, para emprender con esa perspectiva y ser responsables de lo que hacemos y aceptar sus consecuencias.

Potencial sin resultados no es talento

Potencial y resultados van de la mano pero no son lo mismo. Es más: sin resultados no hay nada. ¿Cuántos emprendedores con ideas geniales se han quedado en el olvido?

Sí, debes enfocarte en los resultados con tus clientes y tu cuenta de resultados para salir adelante, pero también debes aportar valor a todas las partes relacionadas con tu proyecto (familia, colaboradores, proveedores, sociedad, entorno, etc.)

El emprendedor con talento sabe trabajar en equipo

Si un emprendedor es técnicamente “un figura”, pero no consigue trabajar en equipo y tejer una red de contactos, nunca destacará en su nicho de mercado.

Es casi imposible ser bueno en muchas cosas. Lo ideal es apoyarse en alguien que sea complementario, o contratar a buenos profesionales para poder centrarte en lo que realmente sabes hacer.

El talento no es innato: se puede y se debe desarrollar.

El talento no es innato al 100% y hay formas de desarrollarlo. Como tantas cosas en esta vida, las personas somos seres peculiares dotados de enormes dosis de creatividad y capaces de “escalar” en talento.

 

 

Esperamos que estas reglas del talento te sirvan para encontrar tu “fórmula secreta”

¡Muchas gracias por leer, comentar y compartir!

 

emprende y vive

Únete al grupo

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibe información de las novedades de Emprende y Vive

100% libre de spam

Te has registrado con éxito