Empieza por el encaje problema-solución para crear tu startup

Hay una pregunta clave que debes responder antes de desarrollar tu primera versión de modelo de negocio:

“¿Tengo un problema que vale la pena resolver?”

Necesariamente debes empezar a construir tu negocio definiendo a tu cliente y conociendo bien sus problemas.

La clave está en tres preguntas:

  • ¿Es algo que los clientes quieren? (imprescindible)
  • ¿Puede ser resuelto? (factible)
  • ¿Van a pagar por ello? (viable)

Podemos imaginar lo que queramos, pero para validar que el problema que queremos resolver es algo que vale la pena, deberíamos hablar y confirmar con clientes “reales” este punto.

Una vez validado el problema, podemos empezar a pensar qué solución ofrecemos, con qué modelo de negocio y sobre qué hipótesis o supuestos.

Debes partir de una idea para arrancar con el proceso.

Estoy seguro de tu talento emprendedor  que te ayudará a encontrar un posicionamiento y empezar tu “camino particular” hacia un negocio personal.

Seguramente tienes ya algunas ideas en mente.

Si no las tienes, las puedes encontrar analizando algún sector que conozcas, o basarte en experiencias personales: problemas que se te presentan y que te gustaría poder resolver con ayuda.

Las personas estamos dotadas de elementos complejos, pero es verdad, que muchas veces, funcionamos dualmente con principios básicos, como: evitar dolor/problemas y conseguir placer/satisfacciones.

Cualquier idea de negocio basada en estos principios y que encaje con tus talentos, es un buen punto de partida.

 

Gracias por leer, comentar y compartir

 

emprende y vive

Únete al grupo

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y recibe información de las novedades de Emprende y Vive

100% libre de spam

Te has registrado con éxito